Una familia alrededor del kayak

Una de las cosas que ha traido el confinamiento es que hemos tenido más tiempo para relajarnos. En uno de esos días revisé unos antiguos álbumes familiares y encontré una foto insólita. Era una fotografía de mi madre con sus amigas en un kayak de alrededor de 1965. No es que sea algo extraordinario en sí, pero cambia el origen conocido de una afición familiar.

Mi padre era pelotari, delantero en pala corta, que jugaba en aficionados. Era un buen jugador y las copas que ganó adornaban las estanterías del salón. Nosotros pensábamos que nuestra afición por el deporte venía de él pero con el tiempo veo que mi madre también pudo habernos influido mucho.

Mi hermano era mejor deportista que yo y destacaba en todos los deportes. Pero a la edad de diez años le descubrieron un desgaste de cadera y pasó varios años con impedimentos de movilidad. Ello no le impidió seguir moviéndose e incluso jugar al futbol.

Un verano nos apuntamos a unos cursillos de piragua y nos gustó mucho. Nos ofrecieron seguir durante el invierno para formar parte del equipo del Atletiko San Sebastian. Una decisión inocente que marcó nuestro camino.

Comienzos en el Atletiko

Empezamos entrenando en el mar pero pronto nos pasamos a las aguas bravas en el río Bidasoa. Nos fuimos involucrando en la competición consiguiendo entrar en el equipo nacional. Viajamos por toda Europa y participamos en el mítico Mundial de Savage 89 en EEUU, observando a nuestros idolatrados Richard Fox y John Lugbill dar un espectáculo sin igual.

Xabi y mi padre con Richard Fox

A partir de ese año nuestros caminos se separaron. Mi hermano se dedicó a fondo a la competición y yo comencé la aventura de montar una escuela de kayak y rafting. Dos caminos separados pero con un nexo común.

Mi hermano Xabi participó en Barcelona 92 y las siguientes tre olimpiadas. No le fue fácil competir contra palistas de naciones con gran tradición en el slalom pero aprendió mucho. Estos conocimientos le sirvieron más tarde para ser un gran entrenador.

Tomó las riendas del equipo nacional tras retirarse de la competición. Entre los palistas que comenzaron bajo su tutela estaba Maialen Chourraut. Desde el comienzo tuvieron una relación muy cercana y acabó siendo su mujer. Después de Londres y Rio podemos decir que es la kayakista más destacada de la familia.

Maialen Chourraut, Campeona Olímpica Rio 2016

Yo continué con la escuela de kayak, lo que me permitió viajar y formar parte de expediciones de kayak a Nepal, Chile y muchos otros destinos. Es un tipo de vida en la que mezclas afición y trabajo. Puede ser muy intensa y exigir mucha dedicación pero a mí me ha traído grandes satisfacciones. Actualmente combino la venta de kayaks con las clases en mar y río.

Kayak en Chile

Pero hablar de la familia es hablar de muchas personas. De mi hermana que también practica el kayak pero que una diferencia generacional nos ha alejado de la práctica en común. De mis sobrinos, los que se inician y los que empiezan a dominar el deporte. Y por supuesto de todos aquellos hermanos y hermanas que andan con sus kayaks por ahí…Txus, David, Maite, Suam, Miguel, Marc, Ricky, Mariano, Aitor, Iker, Aixas, Arnau, Lander, Frantxi, Txerokee, Julen, Ibon, Mikel, Agus, Carlitos, Adolfo, Alfonso, Patxi y Juan, Efren, Lluis, Iñigo, Edu, Eva, Shready, Fer, Jabi, Raúl, Cristina, Pat, Shri, Ricardo, Evandro, Rafael, Mino, Jorge, Beñat, Jose mari, Dani, Juanjo, Eneka, Thania,Isaak, Unai, Igor, Aritz y muchos muchos más.

Grandes amigos guías de piragüismo